Dicen que el destino es el que nos empuja a hacer lo que hacemos.

La vida de Carla Aguirre Fuentes ha sido siempre la de una niña mimada a la que se la ha consentido demasiado. Pero, a pesar de ello, su futuro había sido orquestado por su progenitor hasta el más mínimo detalle. Debe dejar su país y viajar al extranjero para estudiar en una de las mejores universidades y así poder volver a su tierra con una carrera que la posicione estratégicamente al lado de su padre cuando este sea presidente del país.

Sin embargo, el destino siempre tiene otros planes; enamorarse y encapricharse del hombre equivocado no parecía estar dentro de ellos. Es así como ella vive envuelta en un torbellino de sentimientos hacia Fabricio Esquivel, un hombre al que le es imposible resistirse a la frescura de su belleza y juventud, complicando sus vidas hasta tal extremo que ni ellos mismos pueden darse cuenta de su magnitud.

Pero ni la distancia, ni los desplantes, ni la peligrosidad de esta relación hacen que su turbulento amor mengüe, porque cada día que pasa se vuelve más intenso, apasionado y lujurioso.

Es cuando entonces el destino decide poner a prueba ese amor, confrontándolos con una realidad atronadora, donde un hijo no deseado, traiciones inesperadas, el tráfico de niños y las intrigas políticas de un país corrupto los pondrán a prueba en todo momento.


Dicen que el destino es el que nos empuja a hacer lo que hacemos.

La vida de Carla Aguirre Fuentes ha sido siempre la de una niña mimada a la que se la ha consentido demasiado. Pero, a pesar de ello, su futuro había sido orquestado por su progenitor hasta el más mínimo detalle. Debe dejar su país y viajar al extranjero para estudiar en una de las mejores universidades y así poder volver a su tierra con una carrera que la posicione estratégicamente al lado de su padre cuando este sea presidente del país.

Sin embargo, el destino siempre tiene otros planes; enamorarse y encapricharse del hombre equivocado no parecía estar dentro de ellos. Es así como ella vive envuelta en un torbellino de sentimientos hacia Fabricio Esquivel, un hombre al que le es imposible resistirse a la frescura de su belleza y juventud, complicando sus vidas hasta tal extremo que ni ellos mismos pueden darse cuenta de su magnitud.

Pero ni la distancia, ni los desplantes, ni la peligrosidad de esta relación hacen que su turbulento amor mengüe, porque cada día que pasa se vuelve más intenso, apasionado y lujurioso.

Es cuando entonces el destino decide poner a prueba ese amor, confrontándolos con una realidad atronadora, donde un hijo no deseado, traiciones inesperadas, el tráfico de niños y las intrigas políticas de un país corrupto los pondrán a prueba en todo momento.

mobi


1er Diario de Océanos de brea

Cuaderno de bitácora
Bergantín La Viuda Negra
Mayo de 1692
 
Siguen aquí.
No se desvanecen.
Diría incluso que se han incrementado; tanto los miedos como el deseo.
Aunque…, el miedo no lo es en sí. Es… un aviso, una pequeña llamada de atención que quiere mantenerme alerta, preparada para cualquier desavenencia.
Por el contrario, el deseo sí que lo es. Pensé neciamente que sería mitigado una vez que lo saboreara, pero he errado estrepitosamente. No es el sabor de su esencia o su calor entre mis labios lo que permanece en mí, sino su forma de contemplarme: profunda, apasionada; sus caricias sobre mi piel: cálidas, arrulladoras.
El deseo empieza a ser algo más que un simple capricho…
 
Cuando sentimientos desconocidos comienzan a resquebrajar la coraza de Hélène, serán estos mismos los que la pondrán en una encrucijada, obligándola a elegir entre la lealtad a los suyos o perseguir sus nuevos anhelos, que podrían derrumbar los principios que siempre la acompañaron: astucia, falta de escrúpulos y un espíritu pirata.
Bajas pasiones, venganzas, abordajes, persecuciones, muerte, luchas a espada y traiciones, siempre estuvieron presente en la edad dorada de los piratas.

 

Enamazon

 

 


1er Diario de Océanos de brea

Cuaderno de bitácora
Bergantín La Viuda Negra
Mayo de 1692
 
Siguen aquí.
No se desvanecen.
Diría incluso que se han incrementado; tanto los miedos como el deseo.
Aunque…, el miedo no lo es en sí. Es… un aviso, una pequeña llamada de atención que quiere mantenerme alerta, preparada para cualquier desavenencia.
Por el contrario, el deseo sí que lo es. Pensé neciamente que sería mitigado una vez que lo saboreara, pero he errado estrepitosamente. No es el sabor de su esencia o su calor entre mis labios lo que permanece en mí, sino su forma de contemplarme: profunda, apasionada; sus caricias sobre mi piel: cálidas, arrulladoras.
El deseo empieza a ser algo más que un simple capricho…
 
Cuando sentimientos desconocidos comienzan a resquebrajar la coraza de Hélène, serán estos mismos los que la pondrán en una encrucijada, obligándola a elegir entre la lealtad a los suyos o perseguir sus nuevos anhelos, que podrían derrumbar los principios que siempre la acompañaron: astucia, falta de escrúpulos y un espíritu pirata.
Bajas pasiones, venganzas, abordajes, persecuciones, muerte, luchas a espada y traiciones, siempre estuvieron presente en la edad dorada de los piratas.

[fusion_alert type=”success” accent_color=”” background_color=”” border_size=”1px” icon=”fa-gift” box_shadow=”yes” animation_type=”fade” animation_direction=”left” animation_speed=”0.1″ class=”” id=””]Este libro comprado en pre-orden, en Khabox Tienda, obtendrán su libro con una dedicatoria personalizada del autor. siempre que la venta sea antes del 6/11/2015[/fusion_alert]